Volver a Noticias



Cuando las ruinas esconden grandes oportunidades

Un estudio de investigación busca inventariar el patrimonio industrial del Maestrazgo y emplearlo como elemento dinamizador del territorio


Enviada por: Lucia - Fecha: 23-07-2018 00:40:31

Cuántos ejemplos de patrimonio industrial existen en el territorio y cómo se podrían aprovechar para fomentar la actividad económica en el Maestrazgo?». Estas son dos de las premisas principales con las que parte el estudio del geógrafo Luis del Romero agraciado con la beca de investigación que concede cada año el Centro de Estudios del Maestrazgo Turolense (CEMAT). Su trabajo tiene como título ?Ingenios hidráulicos en el Maestrazgo: un estudio urgente? y tiene el objetivo de realizar un exhaustivo inventario sobre los ejemplos más notables del patrimonio industrial que existe en la comarca turolense. Pero su trabajo va más allá, este escritor y profesor de universidad también quiere que la investigación pueda servir como hoja de ruta para que las administraciones empleen este patrimonio con otros fines. Bien sea de manera didáctica, turística o incluso industrial.

La propuesta de Luis del Romero no parte de cero, sino que sirve de continuación de otra investigación que ya se encargó de inventariar parte del patrimonio industrial de toda la provincia de Teruel. «En todo el territorio turolense tenemos en torno a 500 ingenios hidráulicos que están, más o menos, bien conservados. Yo diría que en el Maestrazgo se puede superar el medio centenar», explica.

Del Romero ya ha comenzado a realizar sus primeros trabajos de campo, que se han centrado, sobre todo, en la zona de Cantavieja. Ya ha podido documentar la existencia de al menos 15 molinos, que podrían ser más. «Nunca nadie se ha detenido a estudiar las historias de todo el patrimonio industrial que existe en el Maestrazgo. Sus historias, la maquinaria o los elementos culturales que los integran han pasado sin pena ni gloria. Incluso falta un estudio exhaustivo de los archivos municipales y comarcales. Así que, ahí tengo bastante trabajo», comenta.

Patrimonio oculto con oportunidades
El estudio parte con la idea principal de realizar un inventario exhaustivo sobre la molinería hidráulica, bien para procesamiento de grano o la fabricación textil mediante batanes, fábricas de luz u otros ingenios con fines industriales en el territorio del Maestrazgo. Este es el primer paso con el que Luis del Romero quiere ir más allá. «Lo que me encantaría es poder hacer una propuesta seria, a la Comarca o a la Diputación Provincial de Teruel, para crear una ruta temática sobre patrimonio industrial. En otros países como Alemania funciona y aquí estoy seguro de que podría funcionar. Además, no se necesita de grandes inversiones».

Del Romero pone como ejemplos a comunidades como el País Vasco o Cataluña donde el patrimonio industrial, además de ser un elemento cultural e histórico, ha servido «para dinamizar pequeñas economías de montaña». «Dentro del turismo rural, la gente se interesa por las historias de lo que están viendo. Hay un público interesado en estas cosas».

El investigador incluso va más allá y habla de la posibilidad de darle un uso industrial a alguno de los vestigios que se encuentran en la zona. «¿Por qué no? Vivimos en una sociedad en la que cada vez se valoran más los elementos saludables y devolver a la vida, por ejemplo, a una harinera no sería ninguna temeridad. ¿Quién se iba a imaginar hace diez años que El Pobo (Comunidad de Teruel) iba a tener una fábrica de cervezas?», subraya Luis del Romero.

Ejemplos más característicos
Algunos de los ejemplos más característicos de los ingenios hidráulicos del Maestrazgo se pueden encontrar en Villarluengo o Villarroya de los Pinares. En la primera localidad llama la atención la antigua fábrica de papel que data del siglo XVIII y que actualmente está abandonada. «La verdad es que se conserva bastante bien y se ha escrito y estudiado bastante sobre ella», cuenta Del Romero.

Del mismo modo, Villarroya de los Pinares llegó a ser una de las principales industrias textiles de la provincia en el siglo XVI y XVII. «Es una pena porque no se conoce, pero existen archivos que lo cuentan y el objetivo es ese, recuperar parte de la historia del territorio. Muchos de los archivos están inexplorados y yo creo que podemos encontrar ejemplos muy significativos, incluso algún que otro molino perteneciente a la Edad Media», explica el investigador.