Volver a Noticias



La apertura del estrecho de Valloré ilusiona en Montoro de Mezquita

La comarca ha acondicionado una antigua ruta fluvial que ha conseguido atraer a muchos turistas desde finales del mes de agosto


Enviada por: Lucia - Fecha: 22-11-2017 17:00:26

«En ocasiones sucede que tienes las cosas, pero no te das cuenta del verdadero potencial que atesoran. Tiene que venir gente de fuera para abrirte un poco los ojos». De esta manera explica Carmen Olague, una de los seis habitantes que viven en Montoro de Mezquita durante todo el año y propietaria de dos casas rurales en el pueblo, el gran patrimonio natural del valle de Valloré, un majestuoso enclave que desde finales de agosto cuenta con un recorrido señalizado y habilitado con pasarelas que enseña uno de los secretos mejor guardados del Maestrazgo: el estrecho de Valloré.
La actuación del acondicionamiento del sendero ha sido posible gracias a los Fondos de Inversiones de Teruel (FITE) y la Comarca del Maestrazgo, que con 24.200 euros han conseguido que este espacio sea visitable por todo tipo de público. La idea surgió desde la Asociación para el Desarrollo de Montoro, ya que fueron los propios vecinos los que iniciaron los trámites para acondicionar la zona enviando el proyecto al Gobierno de Aragón, a la Diputación Provincial de Teruel y a la Comarca del Maestrazgo.
Desde el momento en que terminó la obra, han sido muchos los curiosos que se han acercado hasta este pequeño municipio, que es pedanía de Villarluengo, para realizar la ruta y conocer un paraje que nada tiene que envidiar a otros entornos del territorio como El Parrizal de Beceite. El aumento en el flujo de visitantes ha sido muy bien acogido por los habitantes del pueblo y su acondicionamiento hace confiar en un futuro próspero en Montoro de Mezquita. «Estoy convencida de que esto va a ser un revulsivo y no solo para el pueblo, sino para toda la comarca. Incluso espero que dentro de poco pueda venir una familia y se aventure a abrir un bar o un restaurante en Montoro», explica Carmen Olague.

Una ruta con historia
El recorrido es, además de fácil de encontrar (está al final del pueblo), sencillo y perfecto para realizar en familia. Las pasarelas se camuflan a la perfección con el paisaje y en apenas una hora y media de camino, el visitante ya puede estar de vuelta en Montoro de Mezquita. Pero además del paisaje, el valle y el estrecho de Valloré ofrecen mucho más. No es solo la riqueza geológica de sus montes, sino también la historia que guarda el río Guadalope.
Olague cuenta que fueron los habitantes del pueblo de los años 30 y 40 los primeros que acondicionaron la zona. «Parte de la población trabajaba en las minas y en la Central Térmica de Aliaga y este recorrido les permitía ahorrar mucho tiempo en el viaje. Ahorraban una hora y media si cogían este camino en vez de rodear las montañas». Entonces los trabajadores improvisaron un sistema de pasarelas que todavía esta presente en algunas de las rocas del recorrido.

A la espera de una nueva subvención
Durante el camino el visitante se puede encontrar con diferentes especies botánicas, cascadas que invitan a meditar y unas pozas que, si el tiempo lo permite, son perfectas para darse un buen chapuzón. El recorrido termina en una de las zonas más espectaculares, un barranco por el que el río Guadalope se ha abierto camino con el paso de los años. 184 metros de un desfiladero que permanecen a la espera de un nuevo empujón institucional. «Ojalá la Comarca del Maestrazgo vuelva a apadrinar el proyecto», comenta Carmen Olague. El presupuesto de este tramo ronda los 20.000 euros. En el caso de que se puedan conseguir, la ruta se quedaría a escasos kilómetros de comunicar con la Masía de la Tosca, donde finaliza una ruta de pasarelas similar que se lleva a acabo en Aliaga.